Archivo de la etiqueta: depresion

La gran mentira del colesterol

Dr Dwigth Lundell

Dr Dwigth Lundell

“Nosotros los médicos, con toda nuestra formación, conocimientos y autoridad, a menudo adquirimos un gran ego que nos hace difícil admitir que estamos equivocados. Así que, aquí está. Admito estar equivocado. Como cirujano cardíaco con 25 años de experiencia, con más de 5000 cirugías realizadas a corazón abierto, hoy ha llegado el momento de reparar el daño con hechos médicos y científicos.”

Durante muchos años me capacité con otros médicos etiquetados como “formadores de opinión”. Bombardeados con literatura científica, asistiendo de forma continua a seminarios, los creadores de opinión hemos insistido en que las enfermedades del corazón son el resultado del simple hecho de tener niveles de colesterol muy elevados en la sangre.

La única terapia aceptada era prescribir medicamentos para bajar el colesterol y una dieta muy restringida en grasas. Insistimos que esto último sin duda disminuiría el colesterol y las enfermedades cardíacas. Cualquier desviación de estas recomendaciones se consideraba una herejía y podía resultar en una mala práctica médica.

¡No está funcionando!

Estas recomendaciones ya no son ni científicamente ni moralmente defendibles. El descubrimiento hace unos años atrás de que la inflamación en la pared arterial es la causa real de la enfermedad cardíaca,
está dando lugar lentamente a un cambio de paradigma en cómo se tratarán las enfermedades cardíacas y otras dolencias crónicas.

Las recomendaciones dietéticas establecidas desde hace mucho tiempo han creado epidemias de obesidad y de diabetes, consecuencias que empequeñecen cualquier otra plaga en la historia en términos de mortalidad, sufrimiento humano y de graves consecuencias económicas.

A pesar de que el 25% de la población toma costosos medicamentos a base de estatinas, y a pesar del hecho de que hemos reducido la cantidad de grasa presente en nuestra dieta, más personas morirán por enfermedades que afectan al corazón.

Las estadísticas de la American Heart Association indican que 75 millones de estadounidenses sufren enfermedades cardíacas, que 20 millones padecen diabetes y 57 millones pre-diabetes. Estos trastornos están afectando cada vez a personas más jóvenes, en mayor número cada año.

En pocas palabras, sin inflamación en el cuerpo, no es posible que se acumule colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos y se causen enfermedades cardíacas y ataques. Sin inflamación, el colesterol se mueve libremente por todo el cuerpo. Es la inflamación lo que hace que el colesterol quede atrapado.

La inflamación no es complicada- se trata simplemente de una reacción natural del cuerpo ante invasores extraños tales como bacterias, toxinas o virus. El ciclo de la inflamación es una forma de proteger al cuerpo ante invasores bacterianos y virales. Sin embargo, si exponemos al organismo de forma crónica a daños por toxinas o alimentos que el cuerpo humano no está diseñado para procesar, ocurre una condición llamada inflamación crónica.

¿Qué persona sensata se expondría de forma intencionada y en repetidas ocasiones a alimentos u otras sustancias que sabe que causan daño corporal? Bueno, quizás los fumadores, pero al toman esa decisión de manera voluntaria.

El resto nos limitamos a seguir la dieta recomendada que es baja en grasas y alta en grasas poliinsaturadas y carbohidratos, sin saber que estamos causando repetidos daños a nuestros vasos sanguíneos. Esta agresión repetida produce una inflamación crónica que conduce a la enfermedad cardíaca, a los accidentes cerebrovasculares, a la diabetes y la obesidad.

Permítanme repetir eso: la lesión e inflamación de nuestros vasos sanguíneos está causada por una dieta baja en grasas, algo recomendado durante años por la medicina convencional.

¿Cuáles son los mayores culpables de la inflamación crónica? En pocas palabras, la sobrecarga de hidratos de carbono simples y procesados (azúcar, harina y todos los productos derivados) y el exceso de consumo de aceites vegetales con omega-6, tales como aceites de soja, maíz y girasol que se encuentran presentes en muchos alimentos procesados.

Visualiza lo siguiente: un cepillo duro que se frota repetidamente sobre la piel hasta que ésta se enrojece y casi sangra. Mantienes esto varias veces al día, diariamente durante 5 años. Si pudieses tolerar este cepillado doloroso, se produciría sangrado, hinchazón de la zona infectada que cada vez sería peor a medida que repite la agresión. Esta es una buena forma de visualizar el proceso inflamatorio que podría estar pasando en tu cuerpo ahora mismo.

Independiente de dónde se produzca el proceso inflamatorio, bien interna o externamente, es lo mismo. He observado el interior de miles y miles de arterias. Una arteria enferma se ve como si alguien hubiese cogido un cepillo y lo hubiese frotado varias veces contra las paredes. Varias veces al día, todos los días, los alimentos que comemos producen pequeñas lesiones, sobre las que se producen otras, causando que el cuerpo responda de forma continua con inflamación.

A pesar de que resulta tentador el sabor de unos pasteles, nuestros cuerpos responden de forma alarmante, como si un invasor extraño llegara declarando la guerra. Los alimentos cargados con azúcar y carbohidratos simples, o procesados con omega-6 para una mayor vida útil han sido uno de los pilares de la dieta norteamericana oir seis décadas. Estos alimentos han estado envenenando lentamente a todos.

¿Cómo comiendo un simple dulce produce una cascada inflamatoria que hace que te enfermes?

Imagínate derramando miel en tu teclado y tienes una representación visual de lo que ocurre dentro de la célula. Cuando consumimos hidratos de carbono simples tales como el azúcar, los niveles de azúcar en la sangre se elevan rápidamente. Como respuesta, el páncreas secreta insulina, cuya misión principal es que el azúcar ingrese a todas las células donde se almacena para energía. Si la célula está llena y no necesita glucosa, es rechazada para evitar una disfunción de los procesos que se llevan a cabo en su interior.

Cuando tus células rechazan el exceso de glucosa, se elevan los niveles de azúcar en sangre produciendo más insulina, y la glucosa se almacena en forma de grasa.

¿Qué tiene que ver todo esto con la inflamación? La cantidad de azúcar en sangre es controlada en unos rangos muy estrechos. Las moléculas de azúcar extras se unen a una variedad de proteínas que lesionan las paredes de los vasos sanguíneos. Esta lesión repetida de las paredes de los vasos sanguíneos desencadena la inflamación. Cuando sube tu nivel de azúcar en sangre varias veces al día, todos los días, es como frotar con papel de lija el delicado interior de tus vasos sanguíneos.

Si bien no puede observarlo, puedes estar seguro de que ocurre así. Lo ví en más de 5000 pacientes sometidos a cirugía durante los 25 años que llevo ejerciendo. Todos ellos tenían un denominador común: la inflamación de las arterias.

Volvamos al asunto de los pasteles. Ese producto de inocente aspecto, no sólo contiene azúcar, sino que también está elaborados con ácidos grasos omega-6, tales como los provenientes de la soja. Las patatas fritas se fríen con aceite de soja; muchos alimentos procesados se fabrican con ácidos grasos omega-6 para que tengan más larga duración. Mientras que las grasas omega-6 son esenciales- son parte de la membrana celular controlando lo que entra y sale de la célula- deben estar en equilibrio con los omega-3.

Si este equilibrio se rompe por el consumo excesivo de ácidos grasos omega-6, la membrana de la célula produce unas sustancias químicas denominadas citoquinas, que causan directamente inflamación.

Hoy en día, la dieta tipo Americana suele producir un desequilibrio muy grande entre estos dos tipos de ácidos grasos. La relación de desequilibrio puede estar en torno a 15:1, o incluso a 30:1 en favor de los ácidos grasos omega-6. Esta es una enorme cantidad de citoquinas causando inflamación. En el ambiente alimenticio de hoy, una proporción de 3:1 sería óptimo y saludable.

VISITA TAMBIÉN L-Arginina y la Salud 

Para empeorar aún más las cosas, el sobrepeso que estás acarreando por comer estas comidas produce una sobrecarga de células grasas que vierten grandes cantidades de productos químicos pro-inflamatorios, lo que se suma a las lesiones causadas por los altos niveles de azúcar en sangre. El proceso que comenzó con un pastel se convierte en un círculo vicioso que con el tiempo genera enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, y por último, Alzheimer, si el proceso inflamatorio continúa.

No se escapar del hecho de que cuanto más alimentos procesados consumimos, más se dispara la inflamación poco a poco cada día. El cuerpo humano no puede procesar, ni fue diseñado para consumir, alimentos envasados con azúcar y remojados en ácidos grasos omega-6.

No hay otra solución para disminuir la inflamación que consumir alimentos lo más cercano posible a su estado natural. Para reconstruir músculos, consume más proteínas. Elige carbohidratos complejos, tales como los presentes en coloridas frutas, verduras. Reduce o elimina el consumo de los ácidos grasos omega-6 que causan inflamación, tales como el aceite de maíz y soja, y los alimentos procesados que se han elaborado con estos aceites.

Una cucharada de aceite de maíz contiene 7,280 mg de ácidos grasos omega-6; la soja 6,949 mg. En vez de eso, utiliza aceite de oliva o mantequilla, procedente de animales alimentados con pasto.

Las grasas animales contienen menos del 20% de omega-6 y son mucho menos propensas a producir inflamación que los aceites poliinsaturados, supuestamente saludables. Olvida la “ciencia” que te han metido en la cabeza por décadas. La ciencia que las grasas saturada por sí solas producen enfermedades cardíacas no es cierto. La ciencia que las grasas saturadas aumentan el colesterol es también muy débil. Desde que sabemos que el colesterol no es la causa de enfermedades cardíacas, la preocupación por las grasas saturadas es aún más absurda hoy en día.

La teoría del colesterol llevó a recomendar alimentos sin o con poca grasa, lo que trajo consigo la creación de los alimentos que están causando esta epidemia de inflamación. La medicina convencional cometió un tremendo error cuando aconsejó a la gente que evitara las grasas saturadas en favor de los alimentos ricos en ácidos grasos omega-6. Ahora tenemos una epidemia de inflamación arterial, la que conduce a enfermedad cardíaca y otros asesinos silenciosos.

No dejes de ver el video: Beneficios del Omega-3

Lo que puedes hacer es elegir alimentos no elaborados. Eliminando los alimentos que producen inflamación y añadiendo los nutrientes esenciales presentes en los alimentos frescos no procesados, revertirás años de daño en tus arterias y en todo su cuerpo casuado por el consumo de la típica dieta americana.

Dr. Dwight Lundell es jefe del Servicio de Cirugía Coronaria en el Banner Heart Hospital, Mesa, AZ. Recientemente dejó la cirugía para centrarse en el tratamiento nutricional de las enfermedades cardíacas. Es el fundador de Healthy Humans Foundation, que promueve la salud humana mediante un enfoque que ayude a las Corporaciones a promover la salud. Es también autor de The Cure for Heart Disease y The Great Cholesterol Lie.

Publicado en http://www.nuevasalud.or

 

Breve historia del Aloe Vera

 

El jugo de Aloe y sus efectos, se hallan descritos ya en los papiros de EBERS. La Biblia menciona repetidas veces el Aloe, y el griego Discórides, describió sus muchas aplicaciones, sin olvidar que el mismo Aristóteles convenció a Alejandro Magno a conquistar la isla de Socotra, en el este de Africa, porque en ella se habían gran cantidad de Aloes que servirían para tratar y curar las heridas de los soldados.

Los Jesuitas Españoles trasladaron el Aloe del continente Africano al Nuevo Mundo, probablemente a la isla de Barbados, de la que procedería su nombre científico, Aloe Barbadensis, alrededor de 1.590. Los misioneros Españoles en el hemisferio oeste, plantaban los Aloes alrededor de sus emplazamientos para poder tratar con el mismo las enfermedades o los enfermos que pudieran hallar en sus misiones.
Los nativos de Centro y Sudamérica han utilizado siempre las hojas de Aloe para tratarse quemaduras y otros problemas cutáneos y también infecciones urinarias, prostatitis, disentería e infecciones gástricas intestinales, estomatitis.clip_image001

Leyendas de los Indios de Centroamérica y de México, relataban el uso del Aloe, para tratamientos de quemaduras, ulceraciones de la piel, ulceras de estómago, trastornos intestinales, aumento de la longevidad y del poder sexual, así como trastornos sexuales.
Los Chinos fueron los primeros en utilizar el Aloe por sus propiedades medicinales (Marco Polo fue el primero en informar a Occidente del hecho). Lo utilizan con óptimos resultados en las hipertensiones, depresiones (como euforizante), para aumentar la prosperidad, el Amor, la amistad, la longevidad y la sexualidad.

Mezclan el Aloe con otras bebidas o licores tomándolo como tónico. Su nombre Es “KIM-HOW TIN-IN YAM PAN LOU EL SHAP”. Traducido vendría a significar; “Bebida de Perfección”. Es decir, consumen Aloe por su capacidad de desintoxicar el organismo, fenómeno expuesto por el Dr. Jeffrey Bland, del prestigioso Instituto Linus Pauling, en su detallado estudio; “Efectos del jugo de Aloe Vera en la función gastrointestinal”, publicado en 1.985.

En el Egipto de los faraones se empleaban los Aloes y concretamente Cleopatra y otras mujeres cuidaban su piel con el jugo de Aloe.
Griegos, Romanos, Indios, Indonesios y otros pueblos han utilizado a lo largo de su historia diversas especies de Aloes para tratarse problemas cutáneos y afecciones internas. En la India se utiliza profusamente para tratar problemas inflamatorios.
El tratado oficial de farmacología de los médicos de Estados Unidos dice que en los siglos XVI y XVII, el Aloe se usaba tópicamente para curar heridas y quemaduras.
Si bien es cierto que se ha conservado su empleo casero através de las generaciones y de las culturas de los pueblos, hasta que no finalizó la II Guerra Mundial no se redescubrió el valor real de la terapéutica del Aloe Vera. Efectuada la ocupación del Japón, oficiales de información de EEUU comprobaron que los habitantes de Hiroshima y Nagasaki que sufrieron quemaduras en las explosiones atómicas y que se habían tratado con el gel de Aloe Vera curaban más rápidamente y en muchos casos sin evidencias de cicatrices.

En 1.941, Thomas D. Rowe, profesor de farmacia de la escuela medica de la universidad de Virginia, publica su estudio “Nuevas observaciones en el uso del Aloe Vera” para el tratamiento de quemaduras del tercer grado por radiaciones de rayos X.
En 1.950, la revista Americana de la tuberculosis, publica el trabajo de R.Y. Gottschsald; “Efectos antituberculosos de sustancias contenidas en plantas Medicinales” en el que menciona el alto efecto antibacilo de Koch del Aloe.
En 1.953 C. C. Lushbaugh, en su publicación “Experimentación en betarradiaciones, estudio histopatológico de la forma de acción del Aloe Vera en la terapia”, indica los beneficios obtenidos con el uso de la planta Aloe Vera.

Estudios científicos han demostrado que el Aloe Vera es un vasodilatador (ensancha los vasos sanguíneos facilitando así la circulación), siendo beneficioso su uso en casos de migrañas y en los casos de disminución del riego sanguíneo, con especial importancia en los ancianos con senilidad por arterioesclerosis.
El Dr. Laza Palacios en su “Florura farmacéutica Malacitana” y al tratar el Aloe Vera, dentro del grupo de las liliáceas, cita unas conversaciones historico-Malagueñas del canónigo Cristóbal Medina Conde (con el seudónimo de Cecilio García de la leña), que en forma dialogada dice así;

– Malagueño: “Es tan antigua esta huerta con el mismo nombre, que refiriendo la historia del cerco de la ciudad, expresa V.M. cuando tratemos de él, que el Rey Católico D. Fernando, puso su tienda en la “HUERTA DE ACIBAR” y a los “REALES DE SU CASA”, donde está hoy el convento de la Victoria, señal clara de que desde el tiempo de los moros tenía este nombre por exprimirse en ella el zumo de ZABILA del que se hace el ACIBAR y de ella tenían muchas plantas

los moros.”

HOMEOPATIA Y ALOE VERA

1) El Aloe alivia la congestión crónica del Hígado.

2) El Aloe es de aplicación de 3 X en las rectitis, si hay evacuaciones diarréicas en forma de sustancia parecida a una gelatina transparente o sanguinolenta, que por atonía de los músculos del esfínter anal no se pueden retener y escapan al exterior.

3) El Aloe igual que el Sulphur en Homeopatía actúa sobre el acné, eczemas, forunculosis, panadizos, prurigos, pruritos, psoriasis y erupciones dérmicas y mucosas de las enfermedades infecciosas.

4) El Aloe es eficaz en la arterioesclerosis, cefaleas, jaquecas, migrañas, hipertensión y palpitaciones (taquicardias).

5) El Aloe ofrece muy buenos resultados en las artritis reumáticas, gota, obesidad, disfunciones digestivas, colecistitis, constipación, diarreas, hemorroides, alteraciones respiratorias, asma, rinitis espasmódica, cistitis, eneuresis nocturna, incontinencia de orina, trastornos menopáusicos, otitis purulentas y conjuntivitis.

6) Recomendado en los siguientes casos:

– Personas fatigadas adversas a toda labor física y mental, labores mentales fatigosas, ancianos mujeres de hábitos flemáticos, extrema postración y sudoraciones. Prurito y comezones que aparecen anualmente al aproximarse el invierno.

– Insatisfacción e irritación consigo mismo, especialmente si está estreñido.

– Enfermedades de las membranas mucosas, causas que producen moco y acumulaciones como si fueran una jalea en protuberancias desde la garganta hasta el recto.

– Membranas mucosas rectales afectadas.

– Cefaleas frontales que aumentan con cada paso, con pesadez en los ojos y nauseas.

– Cefaleas que empeoran con el calor y mejoran con la aplicación de agua fría, alternándose con lumbago después de insuficiente evacuación intestinal.

– Diarrea que demanda de la inmediata evacuación después comer o beber con incontinencia del esfínter anal que hace levantarse muy temprano para evacuar.

– Gran flatulencia con sensación de evacuar heces simultáneamente.

– Cólicos cortantes con dolores punzantes en la parte inferior derecha del abdomen, agudísimos antes o durante la evacuación o con dolor que cesa después de evacuar quedando sudoración profusa y extremo decaimiento.

– Ataques cólicos precedidos de obstinado estreñimiento.

– Flatulencia ofensiva, muy sonora, abundante y copiosa, con escasa evacuación y ardor en el ano después de expulsar los flatos.

– Deposiciones sólidas y con moco que se evacuan involuntariamente. Hambre después de una diarrea. Antes de evacuar borborismos intensos, acuciantes tenesmos, sensación de desmayo. Hemorroides sangrantes dolorosas, calientes, con dolor y picor. Punzadas anales en el sueño.

INFORME DE LOS LABORATORIOS CARRINGTON (TEXAS, USA)

En una emisión radiofónica, el mes de febrero de 1.990, el portavoz oficial de los Laboratorios Carrington, manifestó oficialmente la mejoría obtenida en un grupo de enfermos de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), y otro grupo de enfermos afectados de procesos de cáncer con la utilización del jugo de la planta de Aloe. En una reciente conferencia sobre el SIDA dijo;

“El jugo de Aloe ha sido intensamente comprobado en su efectividad durante seis meses, aplicado clínicamente en un ensayo sobre cuarenta y siete pacientes infectados con el virus del SIDA, conjuntamente con el que está tratando con el considerado hasta hoy como el mejor tratamiento de éstos enfermos, el AZT. El ensayo clínico desarrollado en Bélgica ha denominado el producto ensayado (jugo de Aloe Vera) con la denominación de CARRISYN”.

En el informe se señala que el CARRISYN ha sido considerado realmente EFECTIVO, en el tratamiento del SIDA, y que de los 47 pacientes tratados 18 tuvieron una mejoría significativa.

La señora Joyce Thomopson, portavoz de los laboratorios Wellcome en Londres, ha dicho que los científicos e investigadores de su compañía están de acuerdo en las afirmaciones realizadas por los laboratorios Carrington y que están interesados en la utilización del CARRISYN.

Follow @aloemania

clip_image002seriale

13 Responses to Breve historia del Aloe Vera

  1. clip_image003jesus MIRAVETE dice:

23/10/2011 a las 4:08

-DUDA: Y CON QUÉ PUEDE SER CONTRAINDICADO, QUE NO SEAN COMPATIBLE ALIMENTARIAMENTE, POR EJEMPLO QUE LA VECES LA TORONJA NO SE MEZCLE CON ESTO O LO OTRO, EL ALOE TIENE INCOMPATIBILIDAD,WOW

Responder

    • clip_image003[1]edulit dice:

23/10/2011 a las 19:16

Hola Jesús:

En realidad no tiene contraindicaciones, me refiero obviamente a lo que indica mi experiencia en referencia al Jugo puro estabilizado de Aloe vera de Forever Living, incluso es compatible con cualquier jugo natural.

Lo que sí sugiero es comenzar siempre de a poquito, 1 cucharadita de te cada 3 hs por ejemplo los primeros 3 días, y luego 1 copita (50 cm3 ) 3 veces por día.

Saludos

Eduardo Litvachkes

Responder

17/11/2011 a las 17:42

I’d venture that this atircle has saved me more time than any other.

Responder

04/12/2011 a las 11:30

I see, I supspoe that would have to be the case.

Responder

12/02/2012 a las 2:34

Sé que no nos deoipcecnarás Carolina. Tu blog tiene mucho estilo. Gracias por tu visita.

17/11/2011 a las 13:01

I came, I read this article, I conqueerd.

Responder

04/12/2011 a las 14:40

Wow, that’s a really celevr way of thinking about it!

Responder

  1. clip_image003[7]Mirta Reinaldo dice:

17/11/2011 a las 12:13

Esta RerereeeeeeeeeeeeeBueno doc Lo felicito.
Exitos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Cariños

Responder

04/12/2011 a las 13:08

If your articles are always this heplufl, “I’ll be back.”

Responder

  1. clip_image003[9]Holland dice:

20/11/2011 a las 6:43

Check that off the list of tighns I was confused about.

Responder

04/12/2011 a las 8:37

BION I’m imprsseed! Cool post!

Responder

11/02/2012 a las 15:45

Aguardo con ansia la próxima eretnga. Ya está la atmósfera en mi cabeza, eso que se logra con palabras.Gracias

Responder

    • clip_image003[12]edulit dice:

12/02/2012 a las 0:02

Muchas gracias. También puede obtener información periódica suscribiendose ; también hay un regalo en http://www.facebook.com/aloemania.tv y en mi canal de you tube : edulit3000

Aceite de Oliva (Omega-9), milagro de la naturaleza

Aceite de Oliva (Omega-9), milagro de la naturaleza

 

clip_image001

Es indudable que se trata de uno de los productos grasos más nobles y antiguos, desarrollado en la cuenca mediterránea del Viejo Mundo, a partir de la simple presión del fruto del olivo.

La composición química del aceite de oliva (Olea europaea) destaca la marcada presencia del ácido oleico (más del 70%), monoinsaturado no esencial que forma parte de la familia de los omega 9. Luego posee un 7-8% de ácido linoleico (omega 6) y una pequeña presencia (0,5-1%) de ácido linolénico (omega 3). Por su alto contenido en monoinsaturados, el aceite de oliva resulta ser el más estable y por tanto el más adecuado para la cocción, en relación a los aceites con predominio de los termosensibles ácidos grasos poliinsaturados. Sin embargo el aceite de oliva no puede ser el único aceite de una dieta saludable, dado que no satisface nuestros requerimientos en materia de ácidos grasos esenciales; salvo que consumamos abundante cantidad de semillas y pescados marinos que suplementen dichas carencias.

Más allá de su perfil de ácidos grasos, su estabilidad y su exquisito sabor, debemos considerar otras importantes propiedades del aceite de oliva. Se trata de un producto muy afín a nuestro metabolismo graso y de alta digestibilidad, por lo cual es recomendado a embarazadas, niños y ancianos. No olvidemos que posee una composición muy similar a la leche materna. En base al aceite de oliva se ha realizado un índice de digestibilidad de las grasas, correspondiendo el 100 al oliva, el 83 al girasol, el 57 al sésamo y el 36 al maíz.

El oliva es emoliente, es decir que ejerce un efecto suavizante y antiinflamatorio sobre la piel y las mucosas, sobre todo a nivel estomacal, por lo cual es excelente en gastritis. También es laxante suave, pudiéndoselo tomar para tal fin en ayunas, con lo cual también facilita la expulsión de parásitos intestinales.

Un punto fuerte del aceite de oliva es su condición de colagogo, es decir que facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, aliviando las molestias debidas a su mal funcionamiento y estimulando la apertura del esfínter de Oddi (su contracción provoca cólicos). Además, la bilis vertida al intestino facilita la digestión. El uso continuado del aceite de oliva genera un marcado efecto reductor del nivel de colesterol en sangre. El aceite de oliva aumenta las lipoproteínas de alta densidad (HDL), encargadas de transportar en la sangre el tipo de colesterol llamado “bueno”. Esto y su estabilidad a la oxidación, explican la relación entre el consumo de aceite de oliva y el menor riesgo de arteriosclerosis e infarto de miocardio.

Un reciente estudio realizado en 5 países europeos (España, Dinamarca, Finlandia, Italia y Alemania) demostró la capacidad antioxidante del aceite de oliva, debida a su alto contenido en polifenoles (tirosol e hidroxitirosol). Luego de 3 semanas de consumo de aceite de oliva con alto contenido en polifenoles, los pacientes mostraron incremento de colesterol “bueno” (HDL) y disminución de colesterol “malo” (LDL), triglicéridos y estrés oxidativo. Este último factor es considerado uno de los principales factores de riesgo para arteriosclerosis y afecciones cardiovasculares. El estudio también confirmó que el efecto de los polifenoles se da mientras estos antioxidantes operan en su matriz natural (el aceite) y no bajo forma de suplementos. Los polifenoles se pierden en el proceso de refinación del aceite y su corta permanencia en el organismo obliga a reponerlos a través del consumo habitual de aceite de oliva extra virgen en las comidas.

Pese a no contener ácidos grasos poliinsaturados, el aceite de oliva ha sido revalorizado como protector cardiovascular, confirmando los beneficios de la dieta mediterránea, también rica en pescados que aportan los ausentes esenciales del olivo. En las aceitunas, y por consiguiente en un aceite obtenido por simple presión en frío, existe oleuropeína, una sustancia también presente en hierbas como la valeriana, la eufrasia o la genciana. Dicho componente, aún en pequeñas dosis, favorece la irrigación del corazón, ensancha las arterias coronarias, elimina arritmias cardíacas y además tiene efecto antiespasmódico. Este no es un buen dato para la gran industria de las grasas, pues tanto la oleuropeína como otras sustancias moduladoras presentes en las semillas oleaginosas, son eliminadas por los procesos de refinación. Y la gran industria no puede prescindir de la refinación.

Recientemente, científicos de la Universidad de Pensilvania (EEUU) aislaron otro componente saludable del aceite de oliva, al cual denominaron oleocanthal. Esta sustancia, responsable del cosquilleo que produce en la garganta un buen aceite de oliva extra virgen, tiene la misma efectividad que fármacos antiinflamatorios y analgésicos como el ibuprofeno, pero sin sus contraindicaciones. Como dicha droga, el oleocanthal actúa inhibiendo enzimas pro inflamatorias y se supone que el mecanismo de acción opera sobre la síntesis de nuestros conocidos eicosanoides.

Otro efecto benéfico del aceite de oliva es que tiene poder antiviral, pues sus lipoproteínas aumentan 400 veces nuestras defensas contra virus. Además es un buen protector del envejecimiento óseo (osteoporosis, fracturas, etc.) pues el ácido oleico facilita la absorción intestinal del calcio, a tal punto que en Grecia se suelen agregar unas gotas de aceite de oliva en la mamadera de los bebes.

En síntesis, el aceite de oliva :

  • Reduce el nivel de colesterol
  • Disminuye el riesgo de infarto
  • Reduce las probabilidades de trombosis arteriales.
  • Disminuye la acidez gástrica.
  • Ofrece una acción eficaz de protección contra úlceras y gastritis.
  • Estimula la secreción de la bilis, y es el mejor absorbido por el intestino.
  • Regula el tránsito intestinal.
  • Beneficia nuestro crecimiento óseo y permite una excelente mineralización del hueso.
  • Es el más conveniente para prevenir los efectos deterioradores de la edad sobre las funciones cerebrales y sobre todo el envejecimiento de los tejidos y de los órganos en general.

Gentileza de: www.caminoalser.com

Extraído de: Libro “Alimentos Saludables” – Nestor Palmetti
Aportado y editado por: Lucas Schab – Kuyen Alimentos Naturales

clip_image002