Desodorante o Antitranspirante

Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

AGUA Y JABÓN EN LAS AXILAS ANTES DE ACOSTARSE

Debemos pasar la noche con la axila limpia y sin desodorante, para que sea un momento de respiración libre de la axila.

Side profile of a young woman applying deodorant on her underarm

Hace un tiempo, recibí información acerca de un seminario, sobre Cáncer de Seno, conducido por Terry Birk,

Según el mismo, durante el debate, se preguntó por qué razón la zona más común para desarrollar tumores cancerígenos en el pecho es cerca de la axila.

Mi pregunta no pudo ser respondida en ese momento.

Esta información me fue enviada, recientemente, y me alegro que haya sido respondida.

La principal causa del Cáncer de Seno es el uso de ANTI-TRANSPIRANTES.

La concentración de toxinas provoca la mutación de las células:

CÁNCER. He aquí la razón:

El cuerpo humano tiene apenas algunas áreas por donde puede eliminar las toxinas: atrás de las rodillas, atrás de las orejas, el área de las ingles y las axilas.

Las toxinas son eliminadas con la transpiración.

Los anti-transpirantes, como su nombre lo dice, evitan la transpiración; por tanto, inhiben al cuerpo de eliminar las toxinas a través de las axilas.

Estas toxinas no desaparecen por arte de magia.

 

Como no salen por el sudor, el organismo las deposita en las glándulas linfáticas que se encuentran debajo de los brazos.

La mayoría de los tumores cancerosos del pecho, ocurren en este cuadrante superior del área de los senos.

Precisamente donde se hallan las glándulas, En los hombres parece ocurrir en menor proporción, pero no están exentos de

desarrollas Cáncer de Seno por causa de los anti-transpirantes que usan, en vez de agua y jabón.

La diferencia está en el hecho de que cuando los hombres usan anti-transpirantes, no los aplican directamente sobre la piel; lo hacen en gran parte, en los pelos de las axilas.

Las mujeres que se aplican anti-transpirantes después de rasurar o depilar las axilas, aumentan el riesgo debido a minúsculas heridas e irritaciones de la piel, que hacen que los componentes químicos nocivos penetren más rápidamente en el organismo,

Por favor, pasen esta información a todas las personas…

El Cáncer de Seno se está volviendo tremendamente común y este aviso puede salvar algunas vidas.

Si, de alguna manera dudan de esta información, pueden hacer sus propias investigaciones

Probablemente van a llegar a la misma conclusión.

Ese era el artículo completo, sin embargo investigando parece ser que no es tan cierta la información como mucha que circula en Internet. Fijate porqué

Primero que nada, en la historia se mencionan algunos conceptos, que pueden llevar a confusión a todos aquellos que carecemos de conocimientos médicos sobre el tema. En la págin ahttp://biociencias.com/a/antitrans/index.html, se explican detalladamente algunos puntos importantes, y se examina esta falsa advertencia. Lo que sigue es un resumen de ello.

Un desodorante, cómo su nombre lo indica, es un producto que ayuda evitar que el sudor (principalmente el de las axilas) adopte mal olor. El olor se produce por acción de bacterias que descomponen en cierto grado este producto del cuerpo. El desodorante actúa “cubriendo” el aroma con otro de mejor gusto y además puede inhibir la acción de las bacterias. La secreción del sudor no se ve afectada por el uso de desodorantes.

Un antitranspirante por lo general también tiene un efecto desodorante, pero su objetivo principal es el de evitar que se produzca la salida del sudor, manteniendo la piel seca, evitando situaciones incómodas a los usuarios de estos productos.

Un antitranspirante tiene como ingrediente principal alguna sal metálica que es la encargada de bloquear los poros de la piel. La sal más utilizada es el cloruro de aluminio. Otros productos utilizan complejos que contienen otras sales de aluminio y glicina. Dependiendo del tipo de antitranspirante que se quiera producir (en “spray”, bola, barra, crema-emulsión, loción acuosa, etc.), las sales se consiguen de grandes laboratorios químicos en forma de soluciones acuosas, cristales, polvo impalpable, particulado o polvo superfino.

Como el cáncer es una enfermedad trágica, realmente imparte temor el hecho de tener la idea de contraerlo. No es para menos. Según la American Cancer Society (Sociedad Americana del Cáncer) el cáncer de mama en las mujeres es el segundo tipo más común después del cáncer de piel y es la segunda causa de muerte por cáncer después del cáncer de pulmones.

Hasta ahora no se ha encontrado la cura definitiva del cáncer de mama y tampoco se conoce con certeza sus causas. Los investigadores en el campo han logrado identificar algunos factores de riesgo como ser la edad, dieta, uso de cigarrillos o alcohol, historia familiar y otros, pero hasta ahora nada específico o concreto. El artículo señala que el uso de antitranspirantes es la principal causa de esta enfermedad, lo cual por decir poco, es simplemente una gran mentira. No existe en la actualidad ninguna evidencia de que los antitranspirantes sean factores de riesgo. Ni siquiera existe evidencia de correlación entre el uso de estos productos y de incidencia de cáncer de mama en las mujeres según el National Cancer Institute (Instituto Nacional de Cáncer) y la FDA (Food and Drug Administration), dos organizaciones estadounidenses.

El mecanismo descrito por el cual se contrae cáncer no tiene ningún sentido desde el punto de vista fisiológico. Según el artículo las “toxinas” del cuerpo sólo pueden ser desalojadas a través del sudor que sale de las axilas, ingle y detrás de las rodillas. Recordemos que la transpiración en realidad tiene como objetivo principal enfriar al cuerpo y no de eliminar las “toxinas” del cuerpo. El hígado y los riñones juegan un papel mucho más importante en esta tarea, desalojando muchos subproductos del cuerpo a través de la orina. Por otro lado, la transpiración puede darse en otras zonas del cuerpo, no necesariamente en las mencionadas.

Cuando se evita la transpiración en zonas con gran cantidad de glándulas sudoríferas como en las axilas, aparte de reducir la capacidad de enfriamiento del cuerpo lo más probable es que sucedan dos cosas. La primera es que la “toxinas” sean eliminadas por la orina. Y la segunda es que se produzca una transpiración compensatoria en otras zonas de la piel. El artículo menciona de que al bloquear la salida del sudor, las “toxinas” se acumulan en la glándulas linfáticas del cuerpo. Esto no tiene por qué ser así, ya que el sistema circulatorio puede transportarlas a otros lugares para su desecho.

Posteriormente se menciona – al menos esta implícito – que la tasa de incidencia de cáncer de mama en las mujeres es mayor a la de los hombres por el hecho de que ellas se afeitan! La razón: porque hay una mayor penetración de los “químicos”. Sabemos que el ingrediente del que hablan son las sales de aluminio. Este “químico” pese a no ser del todo inofensivo, ya que se ha demostrado que es causante de irritación en un pequeño porcentaje de personas que se lo han aplicado, tiene un récord bastante bueno de seguridad. Después de todo ha sido probado varias veces por las industrias que fabrican estos productos antes de sacarlos al mercado y no hay evidencias de que sea un producto cancerígeno.

Algo interesante del artículo, es que mencionan como sustituto de las sales de aluminio de los antitranspirantes a las sales de magnesio de la leche de magnesia. La semejanza es tan obvia que no es necesario entrar en detalles.

Acabar con este tipo de cadenas es prácticamente imposible, en especial si tratan de nociones que afectan nuestros más profundos temores (en este caso la muerte). Pero esto no quiere decir que no podamos hacer nada al respecto. Una forma de contrarrestar la propagación de pseudociencia es adoptar una manera crítica de pensar. El escepticismo es el primer paso. El segundo es obtener toda la información disponible del tema para luego poder decidir. Tal vez nos equivoquemos, pero al menos tendremos la satisfacción de haber pensado por nuestra cuenta.

(Lo anterior fue extraído de http://biociencias.com/a/antitrans/index.html)

En conclusión, ninguna de las demandas de esta advertencia es verídica.

1. No existe ninguna evidencia de que los antitranspirantes causen cáncer de pecho.

2. El cuerpo no elimina las toxinas a través del sudor. El sudor es un 99.9% de agua. El 0.1% restante consiste en urea en pequeñas concentraciones, substancias grasas, y electrólitos como sodio, potasio, magnesio, etc. Sudar es la manera que tiene el cuerpo para regular su temperatura interior. Al hacer algún ejercicio, aumenta la temperatura y por lo tanto el sudor. La evaporación del agua de la piel, disminuye la temperatura. Previniendo o reduciendo la transpiración de las axilas con un antitranspirante, no afecta la habilidad del cuerpo de eliminar estas basuras, ya que ellas pueden eliminarse a través de otras áreas del cuerpo como las plantas de los pies, las manos, las áreas genitales, etc.

3. No existe ninguna evidencia que el aluminio (uno de los ingredientes de los antitranspirantes) o cualquiera de los otros químicos que lo componen pueda causar la mutación o el daño del ADN que puede llevar al cáncer.

4. Las infecciones superficiales bajo las axilas, probablemente se deban a pequeñas cortaduras al afeitarse bajo los brazos, pero no al cáncer. Aplicando anti-transpirantes en el área irritada por afeitarse, se puede aumentar la inflamación pero no causar cáncer.

5. Las glándulas linfáticas no liberan estas toxinas a través del sudor. Las glándulas sudoríparas no están conectadas a las linfáticas. Las glándulas del sudor se localizan en la piel. El hígado y los riñones quitan la mayoría de las substancias y “toxinas” que causan cáncer.

6. Más del 50% de los casos de cáncer de pecho se ubican en el cuadrante exterior superior. Este cuadrante es donde se encuentra la mayoría del tejido del pecho. Por lo tanto, el número de casos de cáncer de pecho en esta área es proporcional a la cantidad de tejido allí existente.

7. Los hombres son menos propensos a desarrollar cáncer de pecho porque ellos tienen menos tejido allí. Las mujeres en cambio, poseen más y por lo tanto tienen más probabilidades en desarrollar cáncer de pecho.

8. Han habido muchos estudios para determinar los factores de riesgo para el cáncer de pecho, y el uso de los antitranspirantes, no está relacionado en modo alguno con ninguno de esos estudios.

Referencias:

Breast Cancer: Prevention and Risk Factors
http://www3.cancer.org/cancerinfo/main_cont.asp?st=pr&ct=5#risk

Email Rumor Links Anti-perspirant to Breast Cancer
http://www2.cancer.org/zine/index.cfm?fn=001_05211999_0

OncoLink FAQ: Antiperspirant use and Breast Cancer
http://oncolink.upenn.edu/causeprevent/faq/faq_antiperspirant.html

No sweat
http://www.salon.com/health/log/1999/05/25/anti_perspirant/index.html

The Breast Defense
http://www.snopes2.com/toxins/breast.htm

Breast Cancer – antiperspirant scare
http://www.netdesignlab.com/phactboard/messages/478.html

PART II: Anti-perspirant is “a” cause of Breast Cancer?
http://www.suite101.com/article.cfm/breast_cancer/21258

For Your Information
http://www.tdh.state.tx.us/bcccp/antipers.htm

The Antiperspirant Breast Cancer Hoax
http://www.stiller.com/cancer.htm

The Breast Defense
http://www.snopes.com/toxins/breast.htm

Well-Known Urban Legends
http://www.scambusters.org/otherhoaxes14.htmli

 


Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*