Archivo de la categoría: Cáncer

Aloe vera y Cáncer Parte 2

En este video repasaremos conceptos expresados por Instituto Nacional del Cáncer (NCI) – la principal dependencia del gobierno federal de Estados Unidos dedicada a la investigación de esta patología –  el cáncer es una enfermedad en las que se observa un proceso descontrolado en la división de las células del cuerpo causada por cambios en los genes que controlan tal funcionamiento.

Esta institución establece que algunos factores de riesgo que pueden ocasionar que una persona desarrolle cáncer son, entre otros: el consumo de alcohol y de tabaco, la edad, ciertos infecciosos, las hormonas, algunos gérmenes infecciosos, la inflamación crónica, la inmunosupresión, la exposición a la luz solar, la obesidad, la radiación. Vamos a considerar los riesgos que no habíamos comentado en el post anterior (ALOE VERA Y CANCER I).

Ciertos virus, bacterias y parásitos, pueden causar cáncer o aumentar el riesgo de que personas infectadas desarrollen la enfermedad. Por ejemplo, las infecciones con los tipos de virus del papiloma humano  (HPV) causan casi todos los cánceres de cuello uterino y la  mayoría de los cánceres de ano y cánceres de vagina, vulva y de pene; el virus de la hepatitis B y  el de la hepatitis C (VHB y VHC respectivamente) pueden causar cáncer de hígado y el virus de leucemia/linfoma de células T humanas tipo 1 (HTLV-1) puede causar un tipo de leucemia y linfoma.

Un grupo de hormonas sexuales femeninas, los estrógenos han sido asociadas con el riesgo de desarrollar ciertos cánceres.  Por ejemplo, al tomar una terapia hormonal combinada para la menopausia se puede aumentar el riesgo de una mujer de padecer cáncer de seno o mama.

La inflamación es una respuesta fisiológica normal que causa que sane un tejido lastimado. Un proceso inflamatorio empieza cuando un tejido dañado libera ciertos compuestos químicos. Como respuesta a este estímulo, los glóbulos blancos producen sustancias que hacen que las células se dividan y crezcan para reconstruir el tejido y reparar la lesión.

Una vez que sane la herida, terminará el proceso inflamatorio. En la inflamación crónica, el proceso inflamatorio puede empezar aún cuando no haya lesión, pero no termina cuando debería terminar. Puede ser causada por infecciones que no desaparecen, por reacciones inmunitarias anormales a los tejidos normales o por estados como la obesidad. Con el tiempo, la inflamación crónica puede dañar al ADN y llevar al cáncer. Por ejemplo, la gente con enfermedades inflamatorias crónicas del intestino, tales como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, tiene un mayor riesgo de cáncer de colon.

 

Muchas personas que reciben trasplantes de órganos toman medicamentos que suprimen el sistema inmunitario para evitar que el cuerpo rechace el órgano. Estos fármacos “inmunosupresores” hacen que el sistema inmunitario sea menos capaz de detectar y destruir las células cancerosas o de combatir las infecciones que causan cáncer. La infección por VIH (SIDA) también debilita el sistema inmunitario y aumenta el riesgo de ciertos cánceres, algunos causados por gérmenes infecciosos.

La exposición a la radiación UV causa envejecimiento prematuro de la piel y daños que puede resultar en cáncer de piel.

Las personas obesas pueden tener un riesgo mayor de padecer varios tipos de cáncer, incluso cánceres de seno (en mujeres posmenopáusicas), de colon, de recto, endometrio (revestimiento del útero), de esófago, riñón, páncreas y vesícula biliar.

Los enfermos de cáncer son individuos inmunodeprimidos.

El consumo de jugo de aloe vera les aporta importantes  capacidades inmunoestimulantes, antivirales, antineoplásicas y gastrointestinales que mejoran ampliamente su resistencia a la enfermedad y a sus tratamientos asociados.

Mas detalles en mi whats app identificandote en:                                                  Contactame http://bit.ly/edulit3001

 

La información específica sobre cáncer se puede consultar en: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/naturaleza/que-es

Aloe vera y Cáncer Beneficios parte 1

Según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) – la principal dependencia del gobierno federal de Estados Unidos dedicada a la investigación de esta patología-  el cáncer es una enfermedad en las que se observa un proceso descontrolado en la división de las células del cuerpo causada por cambios en los genes que controlan tal funcionamiento.

Los cambios genéticos que causan cáncer pueden ser: heredados, el resultado de errores que ocurren al dividirse las células u ocasionados por daño del ADN producidos por algunas exposiciones del ambiente a sustancias tales como los compuestos químicos contenidos en el humo de tabaco o a la radiación (por ejemplo a los rayos ultravioleta del sol).

Algunos factores de riesgo que pueden ocasionar que una persona desarrolle cáncer son, entre otros: el consumo de alcohol y de tabaco, la edad, ciertos gérmenes infecciosos, las hormonas, la inflamación crónica, la inmunosupresión, la exposición a la luz solar, la obesidad, la radiación. Vamos a considerar algunos.

El tabaco es la causa principal de enfermedad y muerte por cáncer. El hábito de fumar causa varios tipos de cáncer, entre ellos de pulmón, de laringe, de boca, esófago, garganta, vejiga, riñón, hígado, estómago, páncreas, colon y recto, cérvix o cuello uterino, así como leucemia mieloide aguda. Las personas que usan tabaco sin humo (rapé o mascan tabaco) tienen mayor probabilidad de desarrollar cánceres de boca, de esófago y de páncreas.

Beber alcohol puede aumentar el  riesgo de padecer cáncer de boca, garganta, esófago, laringe, hígado y seno. Cuanto mayor sea el consumo, mayor será el riesgo.

La edad promedio de personas a las que se diagnostica cáncer es de 66 años. No obstante, la enfermedad puede ocurrir en cualquier momento de la vida, por ejemplo: la edad media al momento del diagnóstico es de 61 años para el cáncer de mama, 68 años para el cáncer colorrectal, 70 años para el cáncer de pulmón y 66 para el cáncer de próstata. Sin embargo, el cáncer de hueso se diagnostica más frecuentemente en menores de 20 años, y más de una cuarta parte de los casos ocurren en este grupo de edad; el diez por ciento de las leucemias se diagnostican en niños y en adolescentes menores de 20 años, mientras que sólo uno por ciento del cáncer en general se diagnostica en ese grupo etario. Otros tipos de cáncer, como el neuroblastoma, son más comunes en niños y adolescentes que en adultos.

La radiación, de ciertas longitudes de onda, llamada radiación ionizante, tiene suficiente energía para dañar el ADN y causar cáncer. Incluye radiación ultravioleta (UV), exposición a rayos X y otras formas de radiación de alta energía.

Las radiografías, las exploraciones con tomografía computarizada (TAC), o con tomografía por emisión de positrones y la radioterapia nos pueden también causar daño celular que puede resultar en cáncer.

Sin embargo, el riesgo que una persona corre al someterse a estos procedimientos médicos es pequeño y el beneficio de hacérselos es casi siempre mayor. Las formas de radiación de energía más baja, no ionizante, como la luz visible y la energía de los teléfonos celulares y de campos magnéticos no dañan el ADN y no se ha encontrado que causen cáncer.

El consumo de gel de Aloe Vera, sobre todo el de la especie Barbadensis Miller, puede proveer múltiples beneficios a nuestra salud por las propiedades que le otorgan sus componentes.

Además de los minerales, vitaminas, aminoácidos, y demás componentes, contiene multipolisacáridos, entre ellos el acemanano, sustancia que fortalece el sistema inmunológico y favorece la producción de glóbulos blancos, además de ser un importante desintoxicante, activador de la circulación y regenerador celular.

El acemanano es generado naturalmente por nuestro organismo hasta el momento de la pubertad y de ahí en adelante lo debemos incorporar a través de la ingesta de alimentos que lo contengan, por ejemplo el jugo de Aloe Vera.

Los pacientes de cáncer son individuos inmunodeprimidos. El consumo de jugo de aloe vera les aporta importantes capacidades inmunoestimulantes, antivirales, antineoplásicas y gastrointestinales que mejoran ampliamente su resistencia a la enfermedad y tratamientos asociados.

La información específica sobre cáncer se puede consultar en: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/naturaleza/que-es

 

RE-MISIÓN

La literatura médica está plagada de casos de pacientes que tuvieron lo que se dio en llamar “remisión espontánea” de enfermedades graves.

Algunos, tratados con métodos convencionales y otros no tanto, la ciencia médica no pudo dar sus explicaciones “científicas”.

Cuando uno investiga qué tuvieron que atravesar estas personas, encuentra lo siguiente:

1) La enfermedad se convirtió en una maestra que les vino a ense- ñar qué tienen que transformar en sus vidas, para seguir adelante.

2) Experimentaron dos tipos de transformaciones: una apertura a nivel espiritual y un gran desarrollo de su creatividad.

3) Se produjo un cambio a nivel de sus creencias, incorporadas inconscientemente desde su más tierna infancia, las que habían formado estados de conciencia que, al encriptarse en su biología, produjeron enfermedad.

4) Tuvieron que desactivar el bagaje hereditario relacionado con fidelidades al clan o mandatos invisibles de los mismos, y en otros casos, aparecían resolviendo los conflictos psicológicos de generaciones anteriores, que en ellos, se tornaron en conflictos biológicos.

5) Otra cosa que tienen en común todos estos pacientes, es que apareció la necesidad de servir, de dar, de incluir e incluirse tanto en lo personal, como así también, en los grupos de pertenencia.

6) Los franceses dicen que la palabra “pardon” (perdón) deriva de “Père” que significa padre y “don” (dar) o sea tuvieron que permitir entrar en sus vidas el “don del padre” (Dios) algo que permitió producir un nuevo orden, que significa la introducción de la Ley. Y los primeros que tuvieron que perdonarse fueron ellos mismos, por cosas que fueron sintiendo y experimentando a lo largo del proceso. El próximo paso fue la expiación de lo vívido.

7) Y por último encontraron en la Re-misión una nueva misión en sus vidas, con nuevos proyectos y en algunos casos, hasta llegar a adoptar nuevas identidades.

Un aporte importante lo brindaron el Dr. Bruce Lypton y el señor Steve Baherman que sostuvieron en su libro Biología de la Transformación que “la remisión espontánea que buscamos, parece estar supeditada a que la civilización se embarque en una nueva misión, en la que en lugar de buscar la supervivencia individual, se busque también la supervivencia del resto de las especies

Fuente: Dr. Sergio Mario Rozenholc para http://www.Convivirpress.com Junio 2015

Enfermé para Sanar

Marina Borensztein

 

 

Marina Borensztein, la historia de una  mujer que entendió que lo que le estaba pasando era para algo, trabajó sobre ella aplicó lo que iba aprendiendo y hoy toda su historia la comparte en un libro, Enfermé para sanar

Aquí un pequeño avance de lo que comparte en su escrito, agotado por completo en su primer edición:

Gracias Marina por tu valentía al compartir e inspirar a otros.

 

 

 

 

 

 

Aquí encontrarás una manera de acercarte el más información acerca del Aloe vera.

Click ACÁ

 

Los pensamientos curan más que los medicamentos

Entrevista

Los pensamientos curan más que los medicamentos” Bruce Lipton reclama una nueva medicina, la que tenga en cuenta la energía por su capacidad para curar.

Por: Montse Cano Media: en: El correo del sol: http://elcorreodelsol.com/articulo/los-pensamientos-curan-mas-que-los-medicamentos

ENTREVISTAS DE SALUD Reclama una nueva medicina, la que tenga en cuenta la capacidad de curar de la energía, mucho más eficaz que los medicamentos.

Los pensamientos curan

 

Bruce Lipton (Estados Unidos, 1944) ha conseguido aunar ciencia y espíritu. No es poco mérito el suyo si tenemos en cuenta lo “alérgicos” que son los científicos a los temas trascendentales. Es doctor en Biología Celular y fue pionero en la investigación con células madre. Sus estudios sobre la membrana celular y las modificaciones de las células según el entorno sentaron las bases de la nueva epigenética. Sus descubrimientos (que iban en contra de la opinión científica establecida de que la vida es controlada por los genes) y el estudio de la física cuántica le han llevado a criticar duramente la medicina convencional. Es autor de libros como La biología de la creencia y La biología de la transformación.portada-la-biologia-de-la-creencia

Usted asegura que la medicina convencional va por muy mal camino. ¿Tan peligrosos son los medicamentos que nos recetan?

Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo. Porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples.

Según las estadísticas en EEUU, ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Y esas personas son muchas más que las que mueren por tomar drogas ilegales. Hay algo que no funciona en la ciencia médica. Hace algunas cosas bien, como la traumatología, pero está matando a mucha más gente de la que ayuda. Tiene que aprender cómo funcionan las células.

¿Y qué ha descubierto sobre las células pero que no tiene en cuenta la medicina?

Yo ya trabajaba con ellas en los años 60. Fui un pionero porque en esa época había muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa época cambió la idea que tenía del mundo. Puse una célula madre en un plato petri y, como cada diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas, tenía miles de células, todas idénticas. Luego cogí algunas de ellas, las coloqué en otro plato y cambié el entorno celular (son más como peces porque viven en un entorno fluido). Cambié la química en ese plato y ahí formaron músculo.

Después, cogí otras del primer plato y las puse en un entorno diferente, y se formó hueso, y otras se convirtieron en grasa al volver a cambiar el entorno. Entonces, la pregunta es muy sencilla, ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno. Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren. Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. ¡El humano es un plato petri cubierto de piel! La industria farmacéutica no quiere que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula?

¿Cuál es el entorno de la célula que hay que cuidar?

Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula. ¿Y qué controla la sangre? Pues el sistema nervioso, que crea una química diferente según el sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por ello, si pongo al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, también enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana. Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno.

En un entorno sano, ¿nos curamos automáticamente? ¿Así de fácil?

No es tan fácil, porque la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano y que la mente lo lea como un entorno negativo o perjudicial. Entonces crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente. Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.

¿Está diciendo que el efecto placebo –creer que algo nos sanará– es más curativo que un medicamento? Pero no hay casi investigaciones sobre eso.

Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener quebienestar depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula? Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. Deberíamos poder decir que la ciencia está separada de la industria farmacéutica, pero no es así, porque con el dinero de esta se paga el desarrollo de la ciencia, y ese dinero solo va esos estudios que dicen que las drogas funcionan. El dinero controla la ciencia.

Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.

He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas. La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres. Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se intefiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer. La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo, te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario. Si pones al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana

Eso significa que el estrés nos hace enfermar, ¿no?

Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas. El 90 por ciento de la gente que va al médico es debido al estrés, y también el cáncer funciona igual.

Explíquenos qué es la medicina cuántica o medicina de la energía.

energia cuanticaComo decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células. La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones. ¿Y qué hay dentro? Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniania. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía. Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico. La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química

Si todo es energía, ¿los pensamientos también? ¿Cómo influyen en nuestra salud?

La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad. La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Uno se llama placebo y el otro nocevo. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.

Y eso enlaza con la física cuántica.

Totalmente. Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí porque el dinero está en otro lado.

Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente, ¿por eso es tan difícil cambiar hábitos de pensamiento?

Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.

Pero no lo podemos controlar.

Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida. Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote dañ.o

Es decir, los niños absorben también sus enfermedades o sus actitudes negativas, y así se ‘programa’ su subconsciente. ¡Qué gran responsabilidad para los padres!

La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Sería algo así como conducir un coche: si te enseñaron a conducir mal y has automatizado esa forma de conducir, pues lo más probable es que tengas accidentes. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

¿Podemos reprogramar el subconsciente para estar más sanos o ser más felices con nuestra vida?

Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa informacion, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?”. Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente. Técnicas de psicología basadas en la energía como la hipnosis o el Psych-K son una manera de cambiar el subconsciente, es como un aprendizaje rápido.

Con su investigación, ha aunado ciencia y creencia, un binomio que evita la mayoría de los científicos. ¿Usted cree en la eternidad?

Absolutamente, sí. No hay dos personas iguales, y lo digo desde el punto vista biológico. Si cojo mis celulas y las tralado a tu cuerpo, no soy yo, el sistema inmunitario las rechaza. En las células hay como una especie de antenas en miniatura. Son receptores y algunos son autorreceptores. Tú tienes diferentes autorreceptores a los míos. Pero los receptores reciben las señales del entorno. Si corto esos receptores, la célula no tiene ninguna identidad, porque no le viene de dentro sino de fuera. Para explicarlo de forma gráfica, diría que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen el programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisión. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisión. Así que cojo otra, la enciendo, conecto el canal y vuelvo a ver el programa de Bruce, pero en otra tele, o lo que es lo mismo, en otro ser. Si ese ser tiene los mismos receptores que tienes tú, volverás a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnación y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisión siempre está ahí.

¿Eso le hizo creer que tenemos espíritu?

Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate? Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

 

 

 

La Super poderosa vitamina C

Linus Pauling reconocido con 2 Premios Nobel, invitó a los médicos a estudiar más nutrición. Hipócrates decía “que el alimento sea tu medicina…” ¿Que papel tiene la vitamina C en todo esto, en una práctica descripción.

Porqué un Premio Nobel , Dr. Ferid Murad se une a Forever Living?

Parece una decisión sencilla, pero un científico galardonado, el Dr. Ferid Murad, que no creía en los nutrientes naturales, nos cuenta cuáles fueron los elementos que lo ayudaron a tomar ese nuevo camino para sus investigaciones, con la compañia Líder en el Aloe vera en el mundo Forever Living Products.

Aloe vera, 8 aportes científicos

dra asombrada rechazo

AYUDA LA RECUPERACION POST-QUIRUGICA.

EL aloe disminuye el tiempo de recuperación post-quirúrgica, según el reporte del JOURNAL OF DERMATOLOGY SURGERY AND ONCOLOGY. El Dermatólogo  JAME FULTON, de NEWPORT BEACH, de California, autor principal de reporte, usa el aloe en topicaciones en su practica para acelerar la curación de la heridas.” Cualquier herida que tratamos, ya sea suturar una cortada o retirar el cáncer de piel, sana mejor cuando contiene ALOE VERA”.

ALIVIA LAS QUEMADURAS….

Un estudio que también aparece en el JOURNAL OF THE MEDICAL ASSOCIATION en Tailandia, a 27 pacientes con quemaduras moderadas se les trato con una gasa empapada en gel de aloe vera. A otro grupo de quemados los trataron con vaselina (jalea de petróleo) durante el mismo tiempo. Las quemaduras sanaron mas rápidamente en los que se les había aplicado aloe vera (se curaron en 12 días,  contra los 18 días que tardaron en aliviar a los que habían tratado con vaselina.

MINIMIZA EL DAÑO POR CONGELACIÓN

Un estudio publicado en las revistas antedichas, estableció que el aloe funciona también para la congelación. Los investigadores  administraron tratamientos Standard para la congelación (antibióticos, ibuprofeno y fomentos) a 154 pacientes a los que además se les administro crema de aloe vera. Estos sanaron sin tener que ser amputados. Los investigadores concluyeron que el aloe evita la disminución del flujo sanguíneo de sangre en los tejidos congelados, una causa común de perdida de tejido por congelación.

EVITA EL DAÑO POR RADIACIÓN

El aloe brinda protección el daño a la piel provocado por rayos x, según una publicación en el diario Yakugaky Zasshi en Japón. Ellos descubrieron que el aloe vera es un antioxidante eficiente que elimina los radicales libres provocados y que además protege dos sustancias curativas del cuerpo: el superoxido (una enzima antioxidante, y el glutatión (un aminoácido que estimula el sistema inmunológico).

 

REDUCE LA INFECCIÓN DEL HIV

Un extracto de manosa, uno de los azucares contenidos en el aloe vera, pueden inhibir el HIV-I 9 virus asociado con el SIDA). En un estudio publicado en 1991 en Molecular Biotherapy, las células con HIV-I se trataron in Vitro (o sea fuera del cuerpo)  con el extracto de manosa. El aloe también redujo la reproducción  del virus hasta un 30%, así como la carga viral (cantidad del virus) y suprimió la expansión del virus en otras  células, además que incremento la viabilidad (probabilidad de supervivencia) de las células infectadas.

 

ESTIMULA LA RESPUESTA INMUNOLÓGICA CONTRA EL CÁNCER

Es posible que el aloe ayude a prolongar el tiempo de supervivencia y estimule el sistema inmunológico de los pacientes con cáncer. Los investigadores que escriben en el CANCER INMULOGY AND INMUNOTHERAPY descubrieron un compuesto del aloe (lectina) que activa el sistema inmunológico para atacar el cáncer  y además el Aloe favorece el  de crecimiento de las células normales, o sea las no cancerigenas, según los investigadores

CONTRARRESTA EL CÁNCER DE PULMÓN

El efecto de protección del aloe se confirmo en un estudio realizado en 673 pacientes con cáncer de pulmón en Okinawa, Japón. En este estudio se observo la relación que existe fumar, cantidades comparativas de 17 alimentos vegetales en la dieta y la recurrencia del cáncer de pulmón en un periodo de 5 años. El aloe fue el único de los alimentos vegetales  que proporciono protección contra el cáncer. ” los resultados de la epidemiología vegetal sugieren que el Aloe previene CARCINOGENESIS PULMONAR HUMANA (cáncer de pulmón),” según los investigadores. Además el aloe ” previene o suprime en gran medida las varias formas de cáncer humano”.

PROPORCIONA APOYO NUTRICIONAL PARA PACIENTES DE HIV

Se ha comprobado que el jugo de ALOE VERA es útil nutricionalmente, según un artículo de ADVANCE IN MEDICINE.

Durante cuatro meses, 29 paciente tomaron  JUGO 100% DE ALOE VERA y otros complementos que contienen vitaminas, minerales, y aminoácidos. Se les indico a los pacientes que continuaran con sus dietas normales y que no tomaran otros complementos después de 90 días , en todos  los pacientes tenias menos casos de infecciones ,fatigas, diarreas , así como un incremento en su conteo de glóbulos blancos. La evaluación general de la calidad de la salud también mejoró, ya que en un 25% de los pacientes el ALOE terminó con la capacidad de reproducción del virus.

Los investigadores comprobaron que el aloe estimula  el sistema inmunológico del cuerpo.

Si deseas más información suscríbete a nuestro Boletín periódico completando el formulario: flecha abajo.gif50x37 

Nombre
Pueblo o ciudad
E-mail